“Estoy segura que hay Feria de Abril para rato”

Entrevista con Nuria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat y presidenta de la Diputació de Barcelona

0
1

RAÍCES ANDALUZAS. La Feria de Abril de Catalunya celebra en este 2023 su 50ª edición. ¿Cómo valora esta efeméride tan especial?

NÚRIA MARÍN. Es una gran satisfacción ver que una cita tan importante como esta llega a su edición número 50, todo un hito. Esto demuestra la fuerza de su propuesta y el compromiso e implicación de todas las personas que cada año consiguen hacerla realidad.

Han sido 50 años de crecimiento y de consolidación de una feria singular, con carácter propio, que hoy visitan miles de personas y que se ha convertido en un acontecimiento de referencia con una amplia repercusión.

Es una cita indispensable para quienes quieren disfrutar de la cultura andaluza en un ambiente festivo. Para las entidades andaluzas en Catalunya es, sin duda, una oportunidad única para compartir su trabajo con otras entidades y darla a conocer a la ciudadanía en general.

Desde el punto de vista personal, yo me siento siempre como en casa. Disfruto paseando por la Feria de Abril, entrando en las casetas, saludando a todos los amigos y amigas de las entidades, viendo actuaciones y compartiendo la alegría que se respira en cada esquina.

R.A. La Feria ha pasado por momentos complicados a lo largo de este medio siglo, pero ha sabido salir adelante. ¿Considera que es un puro ejemplo de resiliencia?

N.M. Las complicaciones o los problemas siempre pueden surgir. Sería realmente extraño que en 50 ediciones no hubiese habido algún momento difícil. Superar estas situaciones ha hecho que la Feria sea hoy más fuerte. Han servido, sin duda, para que, año tras año, haya ido trazando su propio camino.

A lo largo de este tiempo también ha ido adaptándose a cada momento y eso ha sido fundamental para su permanencia. La sociedad catalana no es hoy igual que hace 50 años, ha cambiado en muchos aspectos a nivel social, político, económico, demográfico… Por otra parte, las entidades andaluzas en Catalunya fueron fundadas por inmigrantes que hacía relativamente poco que habían llegado y hoy son las generaciones posteriores, sus hijos e hijas ya nacidos aquí, las que están al frente de ellas.

La Feria ha sabido capear cada momento y llegar hasta hoy como un acontecimiento abierto y un espacio de convivencia. Eso ha sido lo realmente importante.

R.A. ¿Qué les diría a todas las personas que han trabajado en el pasado y a las que siguen haciéndolo en el presente para que la Feria esté en el lugar que está hoy en día?

N.M. Hay que decir que los inicios de cualquier actividad siempre son difíciles. La Feria arrancó con la voluntad de inmigrantes andaluces que vivían en el entorno metropolitano de trasladar aquí las celebraciones de su cultura. Expresaban así un compromiso con su tradición y con su tierra de origen, pero también con Catalunya, su tierra de acogida a la que también quieren y donde además han ido naciendo sus hijos y sus nietos. Y estos últimos son quienes se han comprometido a mantener este legado y siguen adelante tanto con la Feria como con las otras muchas actividades que realizan a lo largo del año en toda Catalunya.

R.A. El evento fue creado por los inmigrantes andaluces como una manera de sentirse cerca de su tierra, pero ha evolucionado hacia un acontecimiento global. ¿Qué piensa que aporta a la sociedad catalana en general?

N.M. La Feria de Abril en Catalunya es un evento catalán, sin duda. Es un reflejo de la historia reciente de Catalunya, de la llegada de inmigración, sobre todo en el entorno de Barcelona, procedente de otras partes de España a partir de la segunda mitad del siglo pasado. La Feria es una muestra de la cultura de Andalucía, una de las comunidades que más inmigración aportó en aquel momento, pero en la que también está presente el carácter catalán.

Catalunya ha crecido gracias al esfuerzo y al trabajo de su gente y de personas llegadas de diferentes puntos de España que la eligieron para venir a trabajar y ofrecerle un futuro mejor a sus familias.

Hemos de tener en cuenta que la inmigración tiene un efecto de ida y vuelta. Cuando vuelven a su tierra de origen, los inmigrantes se convierten en embajadores de Catalunya, de su cultura y de sus costumbres. Es un proceso que enriquece y aporta a las dos culturas.

R.A. Esta es una de las ferias más grandes de toda España si tenemos en cuenta que la organiza una federación de entidades y no una administración. No en vano, el año pasado superó el millón de visitas y en varias ocasiones tuvo que cerrarse el acceso al Real por haberse superado el aforo. ¿Cree que se ha valorado como se merece la Feria de Abril a nivel institucional en Catalunya?

N.M. Creo que la Feria de Abril ha contado siempre con el apoyo de las administraciones. Es todo un ejemplo de integración cultural y de homenaje a la cultura andaluza que trasciende a lo político.

Para mí la Feria de abril es de por sí un acontecimiento relevante en la agenda cultural de Catalunya, pero además tiene un papel más especial por la implicación en ella de entidades de L’Hospitalet. También porque una parte importante de la población de la ciudad tiene su origen en Andalucía y se ven reflejados en ella.

R.A. La Feria es un lugar de diversión, pero los últimos años ha tenido un carácter más social, con puntos Lila contra las agresiones sexuales e información para el colectivo LGTBI, o casetas solidarias como en la edición anterior con el pueblo ucraniano. ¿Qué le parecen este tipo de iniciativas en el Real?

N.M. Pues al hilo de lo que he comentado antes, creo que uno de los muchos méritos de la Feria es que ha ido evolucionando con la sociedad. Es un acontecimiento abierto y me parece estupendo que se vayan incorporando todos estos temas que hoy nos preocupan. Creo que es importante que mantenga esa mirada abierta. Estas iniciativas refuerzan su carácter social e integrador. En el recinto de la Feria, en las casetas, la vida fluye y hay cuestiones que no se pueden quedar en la puerta.

R.A. L’Hospitalet de Llobregat siempre ha estado muy presente en la Feria gracias a sus entidades y sus hermandades rocieras. ¿Cómo está de salud el movimiento asociativo cultural andaluz de la ciudad?

N.M. Yo creo que goza de muy buena salud. Mantiene una gran actividad a lo largo de todo el año y lo hace de una manera abierta a toda la ciudad.

Sin el esfuerzo y el compromiso de todas las entidades andaluzas, L’Hospitalet no sería la ciudad que es hoy. Contamos con un rico tejido asociativo que difunde la cultura andaluza, pero también contribuye a cohesionar la ciudad. No se entendería L’Hospitalet sin ellas.

Además de su trabajo diario, las entidades organizan eventos como las procesiones de Semana Santa, el Festival de Fandangos, el Festival de Guitarra Flamenca o el Memorial Antonio Mairena, citas que son referentes en Catalunya y que gozan de un gran reconocimiento y respeto. Además, están presentes en otros eventos, como la Feria o el Rocío en Catalunya.

Somos y hemos sido una ciudad de acogida de personas que han llegado primero de diferentes regiones y después de diferentes países y continentes. Esta realidad hace que la ciudad tenga un carácter propio y que siempre tengamos presente la importancia de la convivencia y la integración. L’Hospitalet no sería hoy lo que es sin el esfuerzo y el compromiso de su gente y de sus entidades.

R.A. ¿Le augura un buen futuro a la Feria de Abril? ¿Podremos disfrutar de 50 ediciones más?

N.M. Sin lugar a dudas. Con la vitalidad y la fuerza de las entidades y de todas las personas que están detrás. A lo largo de los años he comprobado el empeño y la generosidad de las personas que mueven la Feria. Estoy segura de que hay Feria para rato y que seguirá evolucionando y adaptándose a cada momento manteniendo su singularidad.

R.A. Por último, un deseo para esta edición tan especial de la Feria de Abril catalana.

N.M. Mi deseo es que tenga el mismo éxito de siempre, que siga siendo un reflejo de la diversidad y la tolerancia de la sociedad catalana y que los visitantes puedan disfrutar de la cultura andaluza en un clima de alegría y de convivencia.  

Y, perdonad, pero yo tengo que barrer para casa. Quiero invitar a todas las personas que se acerquen a la Feria de Abril en Catalunya a que visiten las casetas de las entidades de L’Hospitalet para conocer su arte, su alegría y su carácter abierto. No os lo perdáis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí